lunes, 7 de julio de 2014

La Despedida


Río Segura a su paso por Archena

Su paso era lento pero seguro, quizás algo cansado por las experiencias vividas. Hacía ya cinco años que había regresado a su pueblo natal, por fin estaba allí, recorriendo nuevamente sus calles como antaño, cuando era un jovenzuelo.
Los recuerdos se agolpaban en su mente, mientras se dirigía hacia el puente, bajo el cual fluían las verdes aguas del río Segura, a su paso por aquellas tierras. Por un momento, detuvo su camino, para poder acariciar con la mirada, aquel paisaje querido, que tanto había añorado durante los más de 20 años, que había vivido como emigrante en Argentina.
Dirigió sus pasos, al otro lado del puente, bajo por la pequeña escalinata lateral, luego camino bajo el, posando sus pies sobre el suave y verde manto de hierba junto al río. Cerró sus ojos y aspiro el limpio y fresco aire de aquella mañana de abril en su amado pueblo natal, aquello le hacía sentir una paz infinita, no exenta de añoranza.
Aquel pueblecito, su pueblito, había sido testigo de su nacimiento, de sus primeros años de vida, de su primer amor, de sus tristezas y alegrías de juventud. Recordaba a los que ya no estaban, a los vecinos con los que compartió su vida, a su padres y otros familiares, a Rufina su gran amor, todos los que reposaban ya en el campo santo.
Había regresado para quedarse, incluso había comprado una casa donde pasar los años que le quedasen de vida, y cuando llegase su hora y se cerrasen sus ojos, fuese su amada tierra lo último que con ellos viera, al igual que había sido lo primero que vieron en su nacimiento. Deseaba ser enterrado en su pueblo, que sus restos descansaran allí para siempre junto a su gente.
Inclino la cabeza mirando el verde césped junto a sus pies, mientras una rebelde lagrima rodo por su mejilla. Sus pies, no volverían a pisar de nuevo aquella tierra, ni su piel, volvería a sentir la dulce brisa de la mañana al nacer el sol, sus ojos, no volverían a contemplar aquel paisaje o el azul de ese cielo, que parecía más azul, que en ningún otro lugar de la tierra. Ahora ya todos sus sueños se habían roto como el frágil cristal. Todo el país estaba revuelto, se avecinaban malos tiempos para su amada patria y él tenía que marchar de nuevo a tierra extranjera, pero esta vez sería un viaje sin regreso, la terrible enfermedad que consumía su cuerpo, no le iba a dar mucho tiempo de vida y el moriría en un país que no era el suyo.
Seco la lágrima de su mejilla, respiro profundamente aquel aire fresco, como queriendo llevárselo consigo en su viaje, ajustó el sobrero sobre su cabeza y con cierto aire lúgubre, como el que va de duelo se alejó.


Río Segura a su paso por Archena

Imagino que pudo ser así como debió sentirse Vicente Medina, cuando tuvo que dejar su amada tierra, sabiendo que su grave enfermedad le impediría regresar algún día. No cumpliéndose lo que tanto deseaba.

“Cuando mi horica llegue,
Quiero morirme en mi tierra
¡verla al cerrarse mis ojos
Y tener mi hoyico en ella!”

                                                                                                ( Vicente Medina Tomás)