miércoles, 16 de abril de 2014

Antonio Puig Campillo



Nació en Santomera, Murcia en el año 1876 y falleció en Cartagena Murcia en el año 1960.

Historiador, pedagogo y miembro de la Real Academia de la Historia.

Hijo de José Puig y Valera, también profesor e historiador y Teresa Campillo Martínez.

Abuelo del escritor Antonio J. del Puig y tío del director de teatro, cine y televisión Gustavo Pérez Puig.

Antonio fue el mayor de siete hermanos.

Estudió Maestro Nacional en la Escuela Normal de Madrid, obteniendo su título en 1895, con tan solo 19 años. Posteriormente consiguió las titulaciones de Perito electricista; Perito mecánico y Profesor Mercantil.

Tras la muerte de su padre, en Alumbres en 1904, la familia se traslada a Cartagena, comenzando como ayudante meritorio, en la Escuela Superior de Industrias de Cartagena. Su ascenso fue rápido, debido a sus méritos y en 1932 fue nombrado Director de la Escuela Elemental y Superior del Trabajo. Hoy en día Universidad Politécnica de Cartagena. Permaneciendo allí hasta su jubilación en 1947.

Contrajo matrimonio con Dª Rosa Rosique Basilio, de cuya unión nacieron cinco hijos.

Entre sus alumnos destacan José María Jover Zamora, académico de la Real academia de la Historia y José María Rubio Paredes, académico de la Real Academia Alfonso X el Sabio.

José María Rubio Paredes escribió la biografía de Antonio Puig Campillo.

Hay calles con su nombre en Cartagena, Murcia y Santomera.

Estudió la figura de Cervantes, sobre quien escribió un libro tan bien documentado que desde entonces no se ha aportado nada de interés “Cervantes en Murcia y Cartagena 1951”.

El pintor Cartagenero Vicente Ros García, ilustro Su libro “San Isidoro de Cartagena, Arzobispo de Sevilla, 1947”

Republicano federal y católico, fue un hombre comprometido con sus ideas y con la sociedad de su tiempo.
Por su actitud política recibió elogios, como por ejemplo del historiador y maestro de historiadores, José Mª Jover Zamora: “su nacionalismo fervoroso, su visión progresista y su valoración positiva de la trayectoria de nuestro siglo XIX, su resuelta preferencia por los niveles políticos y constitucionales de tal historia, su respeto al discrepante y, en última instancia, a la vista y a la condición humana”

Su primer libro “Por la Patria” fue escrito en 1910 al que le siguió una larga lista de obras: “Joaquín Costa y sus doctrinas pedagógicas” en 1911, “La Revolución cantonal en Cartagena” en 1911, “Historia de la Cruz Roja en Cartagena” en 1912, “Prefumo: Su historia y su política parlamentaria” en 1914, “Excursiones marítimas de los cantonales” 1914, “La emigración de los niños al cielo” en 1917, “Intervención de Alemania en el cantón murciano” en 1918, “Por los niños de amaneceres tristes” en 1919, “Regiones y capitalidades” en 1924, “Martínez Palao y sus doctrinas pedagógicas” en 1929, “Historia de la Cruz Roja durante las guerras civiles del siglo XIX” en 1930, “Elogio a Antoñete Gálvez en el 33 aniversario de su muerte” en 1931, “El Cantón murciano” en 1932, “El general Borja: Su vida y su tiempo, (1733-1808)” en 1935, “San Isidoro de Cartagena, Arzobispo de Sevilla” en 1947, “Cartagena, primera plaza fuerte espiritual de España” en 1949, “Cervantes en Murcia y Cartagena” en 1951, “Cancionero popular de Cartagena” en 1953, “El Arzobispado de Cartagena y su capital en Murcia” en 1955. 
A Su muerte dejo varias obras inéditas, “Historia de los presidentes de la Primera República española”, “Historia de la Primera República española”, también dejó inconclusa una biografía del líder cantonal Antoñete Gálvez.

Realizo numerosas colaboraciones en prensa diaria y revistas, entre los que encontramos un trajo monográfico de publicación póstuma, “El actor Isidoro Maiquez, (Revista Monteagudo, nº 37, 1962)”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario