miércoles, 4 de junio de 2014

A UN GESTO DE MARIA BILOVA

Antonio J. del Puig

A UN GESTO DE MARIA BILOVA

“En el bosque de la muerte
Donde moran las wallis,
Myrtha, tú eres la reina.
El conde Alberto va a depositar
Unas flores en la tumba de su amada
Giselle.
Vosotras que no sois inmortales,
Pero que vivís  más de nueve milenios
Según cuenta Plutarco,
Asesinaréis a quien
No baile hasta el amanecer.
Cuando el puro amor que hizo
Enloquecer a la bella
Y el cobarde enamorado,
Arrepentido y avergonzado,
Llega sin saber el destino
Que le aguarda,
Tú permites que el amor
Defienda al amor,
Pero, ¡ay, Myrtha!,
Cuando lo ves, te giras
Y apartas tu mirada,
Te das la vuelta,
Y con la más infinita elegancia
Y gracia
Haces un etéreo gesto despectivo
Con tu mano izquierda.
¿Qué pasa en tu corazón, Myrtha?
Esa inusitada cadencia
Que ampara
El más profundo dramatismo
Unido al gesto lírico supremo,
Nadie lo hizo como tú,
María Bilova.
Así era la leyenda escandinava
Que Heine recogió,
Que Gautier leyó
Contándosela a su amigo
Vernoy de Saint-Georges
Para que escribiera un libreto,
Y que Jean Coralli
Y después Perrot,
Y después Petipa la coreografiaran,
Y Delibes le pusiera música,
Para hacerte eterna, María Bilova.
Nadie ha bailado el acto segundo
Como tú lo has hecho,
Nadie hizo ese gesto
Como tú lo hiciste.
Ese gesto que representa al mundo
Perdido y casi destruido
En su vejez y desdicha
Presto a comenzar todo otra vez
Para cometer
Los mismos errores de antaño.

¡Cuántos recuerdan aquella noche
En el Bolshoi, cuando te vi
Por primera vez!
Te veo, te recuerdo, te sigo viendo.
Una cinta detiene el tiempo
Y produce un viaje astral.
Si alguna vez lees estas líneas,
María Bilova,
Y recuerdas que una vez,
Hace mucho tiempo,
Una sombra entró en tu camerino
Y besó tus labios
Mientras te desmaquillabas
Y tuvo que huir sin más remedio,

Ahora sabrás por qué.”


De su libro, "Theatro de Amores y Leyendas"


© Antonio J. del Puig. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

No hay comentarios:

Publicar un comentario