martes, 10 de junio de 2014

LA HERENCIA DE MNEMOSYNE – Segundo poema del agua.


En el segundo poema del agua ya ha tenido lugar una disolución, una muerte simbólica y un retorno a las fuentes de vida  –  “Las aguas han entrado en mi alma, ¡dadme la fuerza, la visión, la grandeza!”  –  para extraer de allí una fuerza nueva  –  “nazca por la metáfora y sus normas”  – que condiciona una fase de reintegración.


Las aguas han entrado en mi alma,
¡ dadme la fuerza, la visión, la grandeza !
Todo era agua, ahora es belleza,
¡ insúflame la impávida calma !

¡ Qué pueda llevar en la mano la palma,
soplo vital de delicada fijeza,
qué penda por el terreno su viveza
Y llegue a la isla que la calma !

Materia fecunda, simple, transparente,
Que tus olas hagan espumas, formas,
Y del caos de la vida aparente,

Nazca por la metáfora y sus normas,
El numen de un orden acremente

De la naturaleza que tú transformas.


De su libro, "La Herencia de Mnemosyne"



© Antonio J. del Puig. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

No hay comentarios:

Publicar un comentario